Locus de control internos frente a locus de control externos

19 11 2007

Tomado de “Tus zonas erróneas”por Wayne W. Dyer

Se ha calculado que un buen setenta y cinco por ciento de la gente en nuestra cultura tienen una orientación de personalidad más externa que interna. Esto quiere decir que es muy probable que tú encajes en esta categoría con mayor frecuencia que en la otra.

¿Qué quiere decir ser “externo” en tu locus de control? En esencia ser “externo” quiere decir que tú responsabilizas de tu estado emocional en tus momentos presentes a alguien o algo externo sea algo que está fuera de ti mismo. Si te preguntaran: “¿Por qué te sientes mal?” y tú contestaras con respuestas como: “Mis padres me tratan mal”, “Ella me ofendió”, “Mis amigos no me quieren”, “No tengo suerte” o “Las cosas no van bien”, ello significaría que estás dentro de esta categoría externa.

Y por lo mismo si te preguntaran por qué eres tan feliz y tú contestaras: “Mis amigos me tratan bien”, “Mi suerte ha cambiado”, “Nadie me está fastidiando” o “Ella se arriesgó por mí,” querría decir que aún estás dentro de un marco de referencia externo atribuyéndole la responsabilidad de lo que tú sientes a alguien o algo que está fuera de ti.

La persona que tiene un “locus” de control interno es la que coloca firmemente sobre sus propios hombros toda la responsabilidad por lo que él mismo siente y este tipo de persona es muy rara dentro de nuestra cultura.

Al contestar ese tipo de preguntas contesta con respuestas interiormente dirigidas como ser: “Lo que me digo a mí mismo es un error”, “Le doy demasiada importancia a lo que dicen los demás”, “Me preocupa lo que pueda decir la demás gente”, “No soy lo suficientemente fuerte para evitar ser desgraciado” y “No tengo habilidad suficiente para impedirme a mí mismo el no ser desdichado”.

Del mismo modo cuando la persona con coherencia interior está en buena situación contesta con referencias que empiezan con un “Yo” o “A mí” como por ejemplo: “Yo trabajé duro para ser feliz”, “Yo he logrado que las cosas me funcionen”, “Me estoy diciendo a mí mismo cosas positivas”, “Yo soy responsable de mí mismo y es aquí donde quiero estar”.

Así pues hay una cuarta parte de la gente que asume la responsabilidad de sus propios sentimientos y el resto le echa la culpa de los mismos a causas externas.
¿Dónde encajas tú?
Virtualmente todas las normas y las tradiciones son impuestas por fuerzas externases decir que provienen de algo o alguien que se encuentra fuera de ti mismo. Si estás recargado de “debes” y eres incapaz de romper con los convencionalismos prescritos por los demás, entonces quiere decir que estás en el grupo de los “externos”.

La actitud de una paciente que vino a verme hace poco es un excelente ejemplo de este tipo de pensamiento externamente dirigido. La llamaremos Bárbara. Su mayor problema era la obesidad pero también tenía una cantidad de pequeñas carencias y conflictos. Cuando empezamos a hablar de su problema de exceso de peso,ella me dijo que siempre había sido demasiado gorda porque tenía un problema de metabolismo y porque su mamá la había obligado a comer cuando pequeña.

El cuadro de sobrealimentación continuaba en la actualidad me dijo ella porque su marido no se ocupaba de ella y sus niños eran muy desconsiderados. Ella lo había probado todo dijo (“Vigilantes del Peso”píldoras una serie de médicos especialistas en dietética incluso la astrología).
El tratamiento conmigo de psicoterapia sería su última tentativa. Si yo no lograba hacerla perder peso me dijo nadie lo lograría.

Tal como Bárbara contaba su historia y analizaba su propio dilema no me sorprendió que no pudiera perder aquellos kilos indeseables. Todo y todos conspiraban contra ella: su madre, su marido, sus niños incluso su propio cuerpo y las estrellas. El “Vigilante del Peso” y los médicos especialistas podían ayudar a personas menos problemáticas, pero en el caso de Bárbara las desventajas eran demasiado grandes.

Bárbara era un ejemplo clásico de pensamiento externo. Su madre, su marido, sus hijos y una parte incontrolable de su propio cuerpo eran los responsables de su gordura. Ésta nada tenía que ver con sus propias elecciones de comida, de comer demasiado ciertos alimentos y en ciertos momentos. Además sus tentativas para aliviar esta situación eran dirigidas hacia el exterior así como también lo eran sus percepciones del problema en sí.

En vez de reconocer que era ella la que había elegido comer demasiado en el pasado y que tendría que aprender a hacer nuevas elecciones si quería perder peso, Bárbara recurría a otra gente u otras cosas, las convenciones aceptadas por la sociedad para los casos de necesidad de pérdida de peso.
Cuando todos sus amigos optaron por ir a los “Vigilantes del Peso” Bárbara fue también. Cada vez que uno de sus amigos descubría un nuevo médico especialista en problemas de obesidad, Bárbara era la primera en acudir a él para pedirle ayuda.

Al cabo de varias semanas de tratamiento,Bárbara empezó a reconocer que su infelicidad y sus problemas eran producto de sus propias elecciones y no de las actitudes de los demás. Empezó reconociendo que simplemente comía demasiado más de lo que realmente quería algunas veces y que no hacía suficiente ejercicio.
Como primera medida decidió cambiar sus hábitos alimenticios exclusivamente con autodisciplina. Aprendió que podía manipular su propia mente y eligió hacerlo. Decidió que la próxima vez que tuviera hambre se gratificaría a sí misma con pensamientos sobre su propia fuerza interior en vez de comerse una galleta.

En vez de echarles la culpa a su marido e hijos por comer demasiado, impulsada a ello por lo mal que la trataban, empezó a ver que se había estado haciendo la mártir durante años implorándoles virtualmente para que la explotaran. Desde que Bárbara empezó a exigir que la trataran bien descubrió que su familia estaba deseando hacerlo y en vez de buscar consuelo en la comida encontró gratificación y plenitud en relaciones basadas en amor y respeto mutuos.

Bárbara decidió incluso pasar menos tiempo con su madre quien a su entender, dominaba su vida arruinándola con un exceso de comida. Cuando Bárbara reconoció que su madre no la dominaba y que podía verla cuando quisiera, no cuando su madre decía que debía hacerlo e igualmente que ella no tenía que comerse ese trozo de pastel de chocolate simplemente porque su madre decía que debía comérselo, empezó a disfrutar de los momentos que pasaban juntas en vez de molestarse.

Finalmente Bárbara se dio cuenta de que la terapia no tenía nada que ver con nada que estuviera fuera de ella misma. Yo no podía cambiarla. Ella tenía que cambiarse a sí misma. Esto tomaría su tiempo pero gradualmente con gran esfuerzo Bárbara cambió sus “debes” externos por normas internas basadas en su propio criterio. Ahora no sólo está más delgada sino que es también más feliz.

Ella sabe que no es feliz por su marido, ni por sus hijos, ni por su madre ni por las influencias astrales. Sabe que se lo debe a sí misma pues ahora es ella quien controla su propia mente.

Los fatalistas los deterministas y la gente que cree en la suerte están en el grupo de los externos. Si tú crees que tu vida ha sido planificada para ti de antemano y que sólo necesitas caminar por los caminos adecuados,quiere decir que estás bien provisto de todos los “debes” que sirven para mantenerte dentro de tu mapa de caminos previamente trazados.

Nunca lograrás tu propia realización si persistes en dejarte controlar por fuerzas externas o si persistes en pensar que eres controlado por fuerzas externas.
El ser eficiente y positivo no implica la eliminación de todos los problemas que se te presentan en la vida. Lo que sí implica e importa es el mover el locus de control del exterior al interior.

De esa manera te responsabilizas tú mismo personalmente de todo lo que experimentas emocionalmente.
Tú no eres un robot que manejas tu vida por control remoto, un control lleno de reglas impuestas por otras personas y por reglamentos que no tienen sentido para ti.

Tú puedes analizar más detenidamente estas “reglas” y empezar a ejercitar un control interno sobre tu propio pensamiento, tus propios sentimientos y tu propio comportamiento.

Material enviado por la Lic. Graciela E. Prepelitchi – TE: (54-11) 15-6674-8312 – Palermo – Buenos Aires – Argentina

http://blog.eutimia.com/2007/08/locus-de-control-internos-frente-locus.html


Acciones

Information

27 responses

8 05 2008
josekont

Excelente articulo, gracias por la información.

Saludos y enhorabuena por el blog!

11 05 2008
jose

También creo que todo éste razonamiento es totalmente cierto. Tambien es cierto que se requiere mucho trabajo mental para cambiar el sentimiento de indefensión que efectivamente la mayoría hemos tenido viviendo nuestras vidas pensando que están más condicionadas por lo que nos pasa que realmente por como lo vivimos que si es lo decisivo para nuestra felicidad. Pero es una gran liberación personal cuando uno cae en la cuenta de que la felicidad es una opción que está en nuestro alcance y se decide a trabajar dia a dia en ello. Creo que la buena sicología tendría que ser una asignatura más desde los primeros años del colegio. Saludos a todos y les animo a cambiar a locus de control interno. Es una gran satisfación

14 02 2012
melani

quisiera algun material de lectura, o como haria para aprender a pasar de control externo a lo interno

16 07 2008
descriminador

en aca no hay lo que busco yo quiero ejm y dice sonseras que no me sirves de locus de control interno e esxterno asi esque vayanse a la puuuuuuu!!!!!!!!!

12 11 2010
cintya

que falto de cultura estas si no te sirvio la informacion como tu lo dices no tienes ningun derecho a querer desacreditar este espacio con tus pobres comentarios…… mejor no opines no sois nada………..

31 08 2011
romy

que horror parece que nunca tu vistes educación, que mal andas en la psiquis eso no es respuesta para que contestes de esa manera nite luce si estas en la universidad no tienes valores ,ni respeto .”el respeto al derecho ajeno es la paz” esas no son palabras para que te expreses asi ..

23 11 2011
ManuelEstrada

jejeje…. alguien con locus externo…!!!

2 10 2008
ITZEL

Gracias, por las aportacion que publican, es de gran ayuda encontrar informacion tan valiosa, para tratar de entenderme y poder entender a los demàs, espero pùbliquen los textes de identificaciòn de caracterisiticas de la personalidad.
Gracias

4 04 2009
GRACIELA

Me parecio muy interesante y muy clara la explicacion sobre el locus de control, realmente la mayoria tenemos esa tendencia de culpar al otro por nuestros propios errores….pero para cambiar necesitariamos de ayuda profesional.
Imaginense una sociedad con gente responsable de sus actos Utopia Utopia!!

20 04 2009
Krly

Este artículo esta muy bueno, seguro me será de útilidad para mejorar mi actitud hacia los problemas de la vida.
Aunque en realidad me he dado cuenta de que generalmente tengo un enfoque interno. Rara vez culpo a otros por l que me sucede (a menos que sea a drede para zafar de alguna situación XD). Pero de todas maneras, internamente siempre sé que yo soy la responsable de lo que me sucede. Tampoco creo en el destino, el horóscopo y cosas por el estilo.
Nada está escrito en piedra, mi futuro está en mis propias manos :)

10 05 2009
Solé

Esta re bueno, lo escrito pero me queda una duda, segun el caso de Barbara, veo que es importante que el locus externo vaya en direccion a lo interno, pero tambien creo que es importante aclarar que en otro tipo de casos, el Locus interno (como extremo) tambien puede ser perjudicial, por lo que tengo entendido es bueno que el Locus interno y externo estén en equilibrio, digamos como en el centro. Es mi humilde aporte.

bye

12 10 2009
frank

no tenia en cuenta esta teoria del locus pienso que es importante que reconozcamos la necesidad que cada ser humano tiene. no obstante existen agentes internos y externos que afectan la conducta y tu modo de vida de alli que es vital aplicar reingenieria en nuestra vida si es necesario y aqui es donde entra ese locus interno que nos permitira tener una vision clara de la vida y una direccion acertada… excelente articulo en verdad..¡

14 06 2010
marilyn

wueno esta informacion es muy buena pero no va n mio

16 07 2010
Desentoxicación de la escuela « Educando en la Casa

[...] de desentoxicación” de la escuela se está llevando a cabo. El lugar del control (locus de control) que estaba afuera y externo, está [...]

12 08 2010
Lily

Gracias , por tu información , se sirvió mucho para entender como los seres humanos buscamos responsables para nuestros actos, creo que debemos darnos cuenta que tenemos un locus de control interno, que me hace triunfadora o un ser fracazado dependiendo de las propias acciones.

1 03 2011
ricardo

bueno yo digo que es un texto que deja mucho que aprender es un escrito de Wayne W. Dyer

1 03 2011
Anonimus

En serio que es de Wayne W. Dyer?…si no fuera por tu gran descubrimiento no me hubiese dado cuenta, a no ser que como todo el mundo hubiese leído el encabezado donde dice el nombre del autor. Por favor observa un poco, antes de hacer un comentario tan evidente.

9 03 2011
pepe

muy buen articulo, muy util ademas

7 04 2011
Mariana

hola, me dio curiosidad el saber que significaba locus de control interno, cuando un amigo me dijo que lo era. nunca tuve amigas, manejo mis propios sentimientos y a veces llego a ser muy fría, y por sobre todas las cosas tengo bien en claro lo que quiero. y la verdad me sentí muy identificada. muchas personas me dicen que tengo que cambiar pero nunca lo pensé así. a veces trato de mejorar pero nunca cambiar. No soy egocéntrica pero si muy individualista. Muy buen articulo. besoss

5 08 2011
milton

bien… gracias!!!,,

3 09 2011
Sergio Olmos

Que interesante…..

29 09 2011
Jonathan San Hne

muy buena la definicion,me parece bastante interesante…

23 01 2012
lalo

perdón por publicar tarde pero esque como que no captaba hahaha la verdad yo creo que este tipo de información es super importante por que así uno se puede conocer mas no solo lo digo físicamente si no también mentalmente y emocionalmente y es muy bueno por que así uno se puede controlar en situaciones de estres extremos etc.

7 03 2012
Crystin

Excelente Articulo!

6 05 2012
José N.

Interesante el artículo. El indicador porcentual me parece verdadero para la mayoría de las poblaciones. ¿cuales serán esas poblaciones que tienen un locus interno del 75% y externo 25%?. Es un tema de investigación.

18 08 2012
16 11 2012
Bazmann

La suerte existe. Por mucho Locus de control interno que tengas, no puedes controlar que el banco donde tienes tus ahorros se arruine y se lleve tus ahorros o que el avión en el que viajas no se estrelle o que no llueva en el día de tu boda. El Locus de control interno es la negación de la vulnerabilidad inherente del ser humano y el externo, la negación de la capacidad del ser humano de mejorar su situación. La virtud está en el término medio.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.081 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: