Sionismo, del nacionalismo de base religiosa al fascismo paracolonial

20 12 2013

tanque_vs_nino

La brutal expulsión de más de 750.000 palestinos para poder implantar un Estado étnico en la Palestina histórica nos obliga en forma imperiosa a preguntarnos qué clase de movimiento político fue el sionismo, capaz de llevar adelante semejante atrocidad sin desparpajo ni límite ético alguno.

Para los sionistas, es sabido, su movimiento se encuadra entre los movimientos de restauración nacional de fines del siglo XIX que tuvieron por objetivo poner fin a una situación de opresión ya sea de un pueblo sometido al poder de otro o de una minoría étnica aplastada por una mayoría nacional.

Esa minoría era la comunidad judía, dispersa por casi toda Europa, pero constituyendo en cada país una reducida fracción de la población, no sólo discriminada sino perseguida y oprimida por la mayoría cristiana con la que cohabitaba, cuyos exponentes más claros fueron los siniestros pogromos de la Rusia zarista.

Así lo plantea Jacob Tsur en su opúsculo Qué es el sionismo cuando lo describe como el “movimiento de renacimiento nacional del pueblo judío” [2] que tomó fuerza luego de dichas masacres: “De tal suerte cristalizó la idea de la nacionalidad.

Los judíos constituyen una nación, y como todo pueblo normal necesitan un rincón de tierra propio; y esta tierra no puede ser otra que el solar en que surgió su civilización, o sea la Tierra de Israel” [3].

El sionismo como movimiento de resistencia a la asimilación

¿Pero es ésta toda la verdad? ¿O sólo una parte? Está fuera de toda discusión que la judeofobia europeo-cristiana de fines del siglo XIX constituyó un motor para el surgimiento de este movimiento que pretendió construir una nacionalidad a partir de una comunidad religiosa dispersa entre varios países.

Sin embargo, de la lectura de los textos de los principales ideólogos del sionismo se pueden colegir otras razones, de suma importancia. Theodor Herzl, por caso, auguraba en El Estado judío, que la asimilación progresiva de los judíos en Europa se podía dar en el curso de dos generaciones pero que “la personalidad del pueblo judío no puede, ni quiere, ni debe desaparecer” [4] .

Max Nordau, en el discurso que pronunció en el Primer Congreso Sionista de Basilea de 1897, describió la política de emancipación llevada adelante por Napoleón como un intento de absorción y eliminación del judaísmo, una maquinación del Emperador para que adoptaran la religión del Estado francés.

Así sostuvo que “exigió que los judíos renunciaran a su fe mesiánica, que depusieran sus esperanzas nacionales, que abandonaran sus formas de vida peculiares; en resumen que se entregaran al suicidio nacional”.

El judío del guetto mantenía sus costumbres, su identidad como tal, era un extranjero entre los pueblos y estaba conforme con ello. “Todas las costumbres y modalidades judías tendían inconscientemente a un solo y único propósito: el de conservar el judaísmo merced al aislamiento del resto de las naciones, fomentar la unidad del pueblo judío y reiterar incansablemente al individuo judío la necesidad de preservar sus características a fin de no verse extraviado y perdido” [5] .

Pero la emancipación había transformado la naturaleza del judío, lo había convertido en una criatura distinta, lo había llevado a sentirse ahora alemán, francés o italiano. Eso implicaba abandonar su personalidad judía sin llegar, pese a eso, a ser aceptado como tal en su país de residencia, ya que continuaba siendo diferente. Había perdido la patria del guetto sin haber conseguido la otra nueva. De ahí que era necesario un hogar propio para el pueblo judío.

Se advierte en estas expresiones el miedo a la asimilación, a la pérdida de identidad de los judíos, a su fusión con el resto de la comunidad en la que vivían.

Ello podía llevar a que el judaísmo se perdiera o subsistiera como una mera comunidad religiosa debilitada por el proceso de secularización de la Europa occidental. Chaim Weizmann, primer presidente del Estado de Israel, dijo: “No hay judíos ingleses, franceses, alemanes o estadounidenses sino sólo judíos que viven en Inglaterra, Francia, Alemania o Estados Unidos” [6]. La condición de judío, para esta concepción, se halla por encima de cualquier otra característica de la persona.

Es la identidad tribal sobre la universal. Para eso la religión judía debía convertirse en una nación en el siglo de auge de las naciones europeas. Gilad Atzmon define al sionismo directamente como “un movimiento global judío que tiene como objetivo impedir la asimilación” [7], que se debate entre su praxis tribal, que busca por sobre todo el aislamiento, y una promesa universal de apertura y tolerancia.

La sombra del particularismo

Pero esta condición tribal del judaísmo arroja sobre el sionismo, movimiento político que buscó darle un Estado a esa comunidad religiosa, la sombra del particularismo. Según François Furet, célebre historiador francés de los totalitarismos del siglo XX, “el fascismo nace como reacción de lo particular contra lo universal, del pueblo contra la clase, de lo nacional contra lo internacional” [8].

El fascismo, en su lucha contra el individualismo burgués, apela a fracciones de humanidad: la nación o la raza. “Éstas, por definición, excluyen a los que no forman parte de ellas, y hasta se definen contra ellos, como exige la lógica de ese tipo de pensamiento. La unidad de la comunidad sólo se rehace con base en su supuesta superioridad sobre los otros grupos, y en un constante antagonismo contra ellos” [9].

¿Es el sionismo un movimiento fascista? A primera vista semejante afirmación parece una herejía si se tiene en cuenta la persecución brutal y el exterminio sistemático llevado a cabo contra el pueblo judío europeo por el nazismo, máxima expresión de esa categoría política tan compleja que se ha llamado “fascismo genérico”.

Los promotores del sionismo, Herzl en primer lugar, se identificaban con la Europa burguesa, liberal, individualista, enamorada del progreso y de la técnica. Aspiraban a una república democrática, con derechos sociales y un Estado activo que promoviera la agricultura, la industria y las artes.

Sin embargo, aunque se pronunciaba en contra de una teocracia, el autor de El estado judío confería a los rabinos un papel central en los grupos que migraran a la tierra de promisión. “En realidad, nos reconocemos como pertenecientes al mismo pueblo solamente por la fe de nuestros padres” [10] decía cuando imaginaba el futuro estado.

Este hecho, el papel central que la religión desempeñaba en el sueño sionista, entraba sin embargo en contradicción con una característica central del proceso de modernización de la Europa decimonónica: la secularización, la progresiva separación de la Iglesia y del Estado, la sustitución de la religión por la nacionalidad como elemento de unidad de los pueblos europeos, como cemento aglutinante de la población de los nuevos estados que se conformaron durante el siglo XIX: Grecia, Bélgica, Italia, Alemania, Austria-Hungría, Serbia, Bulgaria, etc.

Las guerras de religión habían destruido a Europa en los siglos XVI y XVII y ahora se trataba de construir nuevas naciones sobre la base de un nuevo principio de identidad, el de la nacionalidad por encima del de la religión. Pero, como dice Herzl, los judíos sólo estaban unidos por la religión, no por el idioma –“¿Quién de nosotros sabe bastante hebreo para pedir un billete de tren?” [11] - y sobre esa base debían construir la nación. Iban a contramano del proceso de modernización del que se sentían parte.

El sionismo como un caso del fascismo

Si bien el particularismo es un rasgo del fascismo, no necesariamente todo movimiento particularista es fascista. Para ello deben darse otros requisitos, otros rasgos típicos del fascismo sin los cuales sería superficial y arbitraria esa caracterización. La definición del fascismo, como categoría política, ha ocupado kilómetros de tinta y sería imposible ingresar ahora en ese análisis. Es por ello que, sorteando esa polémica, tomamos la definición breve y certera de Robert O. Paxton [12] y veremos en qué medida el sionismo puede encuadrarse en ella:

“Se puede definir el fascismo como una forma de conducta política caracterizada por una preocupación obsesiva por la decadencia de la comunidad, su humillación o victimización y por cultos compensatorios de unidad, energía y pureza, en que un partido con una base de masas de militantes nacionalistas comprometidos, trabajando en una colaboración incómoda pero eficaz con élites tradicionales, abandona las libertades democráticas y persigue con violencia redentora y sin limitaciones éticas o legales objetivos de limpieza interna y expansión exterior”.

1.- El primer aspecto, la preocupación obsesiva por la decadencia de la comunidad, se expresa en el sionismo por el miedo a la asimilación al que ya nos referimos, asimilación que se percibía como el paso previo a la desaparición del judaísmo a medida que se integraba a la Europa secular. El sentimiento de humillación y victimización era la consecuencia lógica de la discriminación y violencia brutal sufrida por los judíos, aún no aceptados del todo por la Europa cristiana y periódicamente masacrados en Rusia, Polonia, Ucrania y otros países del Este europeo.

2.- Los cultos compensatorios a los que se refiere el autor toman cuerpo en el sueño utópico de El Estado judío, el retorno a Eretz Israel, la tierra de los supuestos antepasados –hoy se sabe que los judíos askenazis, entre los que nació el sionismo, no descienden de los antiguos hebreos- convertida en Tierra de Promisión. Así, el sionismo construyó su propio sueño de redención, como Mussolini lo hizo con la reconquista de Trento y de Trieste en poder de Austria, y Hitler con la unidad alemana: el Sarre, Austria, los Sudetes, la Prusia Oriental. Son las tierras irredentas, en poder del enemigo que sirven para galvanizar a toda la nación.

3.- Unidad, energía y pureza son elementos inherentes al proyecto sionista: la reunificación del “pueblo hebreo” en un sólo territorio, la construcción de un Estado fuerte capaz de defenderlo de sus enemigos y sobre todo la regeneración del judío, confinado por los cristianos a las ciudades, al comercio y a la usura, que ahora se volcaría a la agricultura, a la labranza de la tierra, a las tareas físicas que fortalecen el cuerpo y el espíritu. La idea del judío agricultor, ligado al suelo de Israel, desempeñó un rol cautivante en el proyecto sionista. Fácil es advertir allí el sueño del “hombre nuevo”, tan típico del fascismo y el comunismo, como señala Furet.

4.- El sionismo fue un movimiento con una base de masas de clara raíz nacionalista que reunió un conjunto de militantes comprometidos con la causa. La mayoría de ellos provenían de los sectores medios europeos aunque probablemente también de sectores obreros de Europa oriental. Esos militantes fundaron con gran esfuerzo y sacrificio, pasando hambre, los primeros kibutz y las milicias que conformaran más tarde la banda paramilitar de la Haganáh.

5.- Trabajando en colaboración incómoda y eficaz con las élites tradicionales: he aquí un punto sustancial. Herzl se propuso siempre arribar a la implantación de su Estado mediante acuerdos con los principales gobiernos coloniales y banqueros judíos. A tal fin se entrevistó con el Kaiser Guillermo, el Sultán otomano, el Papa, un ministro del Zar, el Barón Hirsch, el Barón Edmundo de Rotschild y otros, sin mucho éxito.

Pero luego de su muerte su proyecto fue claramente tomado por el Foreign Office británico, sin hacerlo públicamente como él pretendía, tal como se desprende del Informe Campbell Bannerman de 1907 por el que se planeaba la creación de un estado tapón al servicio de las potencias coloniales en Medio Oriente, y de la célebre Declaración Balfour de 1917 a partir de la cual se promovió en forma deliberada la inmigración de europeos judíos en Palestina.

La colaboración no fue incómoda sin embargo, salvo durante el auge del nazismo, período durante el cual Gran Bretaña restringió la inmigración para evitar enemistarse con los árabes y que éstos se volcaran al Eje.

También colaboró eficazmente el sionismo con el régimen nazi para hacer posible esa migración, tal como surge de los estudios de Lenni Brenner [13] sobre el Acuerdo de Transferencia Ha´avara firmado entre el primero y la Organización Sionista Mundial en agosto de 1933, colaboración que probablemente haya sido incómoda.

Esta claro que las élites a las que hacemos referencia no son las de Israel, Estado no fundado todavía, sino las principales élites políticas y económicas de Europa por cuanto los judíos se hallaban dispersos por todo el continente.

6.- El abandono de las libertades democráticas por parte del sionismo toma un cariz particular. Cierto es que al interior del movimiento, la Organización Sionista Mundial primero y el Estado de Israel después, adoptaron una estructura democrática, pluralista y participativa.

El nuevo Estado, pese a que nunca pudo darse una constitución por la oposición de la ortodoxia religiosa, celebra elecciones, posee un parlamento pluralista, existe libertad de prensa y demás caracteres de las repúblicas democráticas.

Pero dicha democracia es sólo para los invasores o sus descendientes. La población palestina expulsada de su tierra y refugiada en los países limítrofes o territorios bajo control militar (Cisjordania y Gaza) nunca gozó de derechos políticos para decidir el destino de su tierra. Incluso los palestinos que no llegaron a ser expulsados –los llamados árabe-israelíes- no gozaron del voto hasta varios años después de constituido el Estado.

Tienen prohibido rememorar la Nakba, o catástrofe de su pueblo, o tan sólo atreverse a peticionar un Estado laico, no judío. Y los palestinos residentes en Jerusalén, declarada en 1980 “capital indivisible del Estado de Israel”, unos 250.000 aproximadamente, también carecen de todo derecho a voto.

A mayor abundamiento, cuando los palestinos eligieron a Hamas para dirigir la autoridad Nacional Palestina, los resultados electorales fueron desconocidos por Israel que resolvió incautar los impuestos de ese proto-Estado. De donde se desprende que el derecho a voto y a los beneficios de la democracia sólo valen para israelíes judíos y no para todos los habitantes de Palestina. Es una democracia étnica, para una porción de la población, claramente no universal.

7.- Por último la persecución con violencia redentora y sin limitaciones éticas o legales de objetivos de limpieza interna llevada a cabo por las bandas paramilitares sionistas contra el pueblo palestino es sobradamente conocida y ha sido profusamente descripta y documentada por muchos historiadores entre los que se destaca Ilan Pappé con su libro La limpieza Étnica de Palestina [14].Más de 700.000 palestinos fueron expulsados de sus hogares a partir de diciembre de 1947 para implantar un Estado mayoritariamente judío, violencia brutal que continuó el Estado recién creado en sucesivas masacres entre las que se destacan las de Sabra y Chatila (1982) y Yenín (2002), y los bombardeos sobre Beirut (1981 y 2006) y Gaza (2009).

Se trata de una violencia redentora y sin límites éticos de ningún tipo cuya enumeración completa se torna imposible en este espacio pero que estuvo en todo momento acompañada también de una clara y deliberada política de expansión exterior, como lo testimonian la ocupación de Cisjordania, Gaza, el Desierto de Sinaí, las Alturas del Golán en Siria, la apropiación de Jerusalén Oriental y sus monumentos religiosos, y finalmente la ocupación del Sur del Líbano durante varios años.

Llegados a este punto nos permitimos afirmar como consecuencia lógica de todo lo expuesto, que el sionismo, movimiento político de inspiración nacionalista de los europeos judíos que resistieron su asimilación a los países en que residían, es un caso de fascismo en su definición genérica, como el italiano, el alemán u otros, en tanto reúne todos los requisitos que se han postulado del mismo en una de las más elaboradas definiciones de una categoría política tan compleja y disímil como ésta.

Fascismo paracolonial

Sin embargo, existe un elemento que Paxton no incluye en su definición y que nos parece esencial. La violencia redentora y sin límites éticos que los fascismos conocidos han ejercido lo fue siempre sobre las clases subalternas. Los fasci di combattimento de Mussolini reprimieron las huelgas obreras en el Norte de Italia y las S.A. nazis descargaron toda su violencia contra los sectores obreros que respondían al Partido Socialdemócrata y al Partido Comunista de Alemania, además de minorías étnicas como los judíos y los gitanos.

Estuvieron integrados por sectores de clase media y media baja, dispuestos a imponer un orden brutal por la fuerza. Las bandas paramilitares sionistas, la Haganah, el Irgún y el Stern, también se hallaban conformadas mayoritariamente por sectores de clase media judía y descargaron toda su violencia sobre los palestinos, la mayoría de los cuales eran campesinos o pequeños comerciantes aldeanos indefensos, incapaces de resistir esa violencia como lo prueba claramente el episodio de Deir Yassin.

Ergo, el sionismo cumple con un elemento esencial del fascismo que no puede ser soslayado: el ejercicio de una violencia de clase contra los sectores subalternos.

Pero esa violencia no se ejerció sobre las capas bajas judías, obreros y campesinos que profesaban esa religión, sino sobre las masas palestinas, adoptando en consecuencia un matiz claramente étnico.

Se trató de una violencia sobre la población sometida a una ocupación colonial, sobre los otros, los que no existen, no tienen derechos, no figuran en los mapas, con el deliberado objeto de desarraigarlos de su tierra e implantar allí un nuevo Estado con el franco apoyo de la potencia ocupante.

No se trató de crear una colonia de Gran Bretaña -ya que como dice claramente Gilad Atzmón, Israel no tiene metrópoli- sino de una alianza con la potencia colonial para implantar un Estado étnico excluyente a costa de la población autóctona. Un caso singular de fascismo paracolonial.

Por último la violencia ejercida lo fue invocando un derecho superior a esa tierra que les venía de la aurora de los tiempos, desde la promesa hecha al profeta Abraham por Yahvé, su dios, al “pueblo elegido”, para imponer una ocupación ilegítima que se prolonga hasta el presente, más de 65 años de barbarie. Como dice François Furet –aunque sin ejemplificar con Israel- en la obra citada: “A quienes no han tenido la suerte de formar parte de la raza superior o de la nación elegida, el fascismo sólo les propone la elección entre la resistencia sin esperanza y la subyugación sin honor” [15].

Notas

Miguel Ibarlucía es Abogado, autor de Israel, Estado de Conquista, Editorial Canaán, Buenos Aires, 2012.

[2] Jacob Tsur, ¿Qué es el sionismo?, Siglo Veinte, Buenos Aires, 1965, pag. 5.

[3] Tsur, idem, p. 33.

[4] Herzl, Theodor, El Estado judío, en Páginas Escogidas, Editorial Israel, Buenos aires, 1949, p. 98.

[5] Nordau, Max, La situación de los judíos en el Siglo XIX, en Sionismo, Crítica y defensa, Centro Editor de América Latina, Buenos Aires, 1968, p. 34.

[6] Citado por Gilad Atzmon, La identidad errante, Editorial Canaán, Bs As, 2013, pag. 23.

[7] Atzmon, idem, p. 88.

[8] François Furet, El pasado de una ilusión, Fondo de Cultura Económica, México, 1995, p. 34.

[9] Furet, idem, p. 38.

[10] Herzl, op cit, p. 150.

[11] Herzl, op cit, p. 150.

[12] Robert. O. Paxton, Anatomía del fascismo, Península, 2006.

[13] Lenni Brenner, Sionismo y fascismo, Editorial Canaán, Buenos Aires, 2011. También en 51 Documentos de la colaboración de los sionistas con los nazis. Idem. 2011.

[14] Papé, Ilan, La limpieza étnica de Palestina, Editorial Crítica, 2008.

[15] Furet, op cit, p. 38.

Fuente: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=177692

Imagen: www.mats-madrid.com





Sionistas estadounidenses incuban a otro Hitler

26 11 2013

nazi

Por: M.I.Bhah

Mucho se ha hablado y escrito del control que tienen los sionistas norteamericanos sobre los Estados Unidos de América – los bancos, Wall Street, los medios de comunicación, Hollywood, los mercados, los políticos, la política exterior, de hecho, sobre toda la vida de los estadounidenses. Pero, creo que este reciente titular – ‘La Casa Blanca insta a los líderes judíos a no presionar a favor de nuevas sanciones contra Irán’ – pulveriza cada palabra escrita y pronunciada hasta el momento sobre el tema.

Observen quién suplica por los favores de quién: supuestamente el más poderoso, no sólo en América, sino en todo el mundo, por los de mediocres en los esquemas políticos y de gobierno de los Estados Unidos. Una reflexión sobre la expresión, como se pueda, refleja en voz alta y clara la miserable condición de un siervo – ¡despojado del respeto, vergüenza, dignidad, ética y fuerza moral!

“Ustedes, goyim, están destinados a la esclavitud porque tienen todos los atributos de una raza de esclavos. Miren alrededor y tomen nota de en qué se han convertid, nominalmente, ustedes cristianos norteamericanos y europeos: semi-analfabetos, incultos, ignorantes, fáciles de dirigir y crédulos, irracionales, sujetos a la propaganda y al principio del placer, adictos a la televisión, enervados por el alcohol, embrutecidos por las drogas y la pornografía… mientras las aguas negras de Hollywood extienden su suciedad por los dorados campos de maíz y las brillantes torres de un país, una vez cristiano, no hay nada más por lo que vivir, que no sea el sexo y la muerte”.

¿Quién en el mundo no conoce que el Congreso y el Senado estadounidenses, los gobernadores y hasta los alcaldes de las ciudades, están total y miserablemente comprados, en cuerpo y alma, por los dólares de sionistas americanos, desde mucho antes de que vinieran a ocupar sus ensalzadas oficinas? Esto ya no es una “teoría de la conspiración.”

Aquí tenemos el más alto cargo político no sólo confirmándolo, sino prácticamente demostrándolo de forma abierta y tocando tambores al respecto a nivel mundial. El proceso, también, se confirma por multitudes de estadounidenses que han escrito ‘yottabytes’ sobre el tema. Estados Unidos está esclavizado por Israel.

Ni Estados Unidos ni Israel pierden la oportunidad de recordar a todos la amenaza que representa el programa nuclear de Irán para el mundo en general. Al igual que Israel, el Gobierno saudí se siente amenazado por el programa nuclear de Irán y ha instado a Estados Unidos a que ataque las instalaciones nucleares del país persa.

Hay un grupo de cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad más Alemania (5+1) que ha estado hablando con Teherán sobre este tema, reflejando una preocupación global. Irán ya está bajo el más severo régimen de sanciones posible. ¿Por qué una petición especial de los líderes sionistas estadounidenses sobre un tema internacional? ¿Cómo es posible que la preocupación mundial sea la de un 1,7 % del sionismo norteamericano, y no del 77 % de los estadounidenses que se identifican a sí mismos como cristianos?

Si se trata de apaciguar la preocupación de Israel, a quien este grupo sionista estadounidense representa, entonces ¿por qué no apaciguar a los saudíes también? ¿No hay ningún árabe-estadounidense?

Israel puede ser el “mejor amigo” de los Estados Unidos, pero al mismo tiempo, también es una enorme carga política, militar y financiera. En lugar de avanzar, o incluso ser útil de cualquier forma para favorecer los intereses estadounidenses en la región, ha demostrado ser un gran obstáculo – de hecho, es la fuente del odio musulmán hacia los Estados Unidos.

Por el contrario, el gobierno saudita generosamente recompensa a los Estados Unidos con miles de millones de dólares en compras militares, equipos de petróleo asegurados, incluso en la manipulación del mercado petrolero por orden estadounidense, las inversiones, y actúa como la garra de los Estados Unidos en Oriente Medio y en el mundo musulmán, en general, a través de su influencia en la Liga Árabe y la Organización de la Conferencia Islámica.

Muy bien, olvídense de Arabia Saudita. ¿Por qué la Casa Blanca no intercede directamente ante las personas que los estadounidenses han elegido para tomar las decisiones políticas? ¿No sería eso más lógico y de acuerdo con los requisitos constitucionales de Estados Unidos?

Bueno, eso podría ser cierto en una verdadera democracia. Cuando esa democracia se ha reducido a una simple competencia por obtener financiación judía y la aceptación de los medios sionistas, optar por un camino constitucional es por mucho una expectativa. Como uno de los esclavos de la pandilla, Obama sabe quién es el dueño del elegido y, por tanto, dónde podría conseguir los resultados deseados.

Así pues, se inclina ante los maestros estadounidenses. Quien crea que el secretario Kerry despreció a Israel y Arabia Saudita en el diálogo con Irán se equivoca. Su rechazo fue dirigido solo a los saudíes. Estos para los Estados Unidos son lo que los estadounidenses para Israel – los esclavos, por lo tanto, no cuentan. Los siervos se pelean entre sí, pero no con su amo.

¿Qué condujo a Estados Unidos a este estado de cosas? Más de un siglo atrás, el poeta y filósofo Dr. Mohamad Iqbal (el poeta de Oriente), a su regreso de una estancia académica en Europa, había captado la esencia del problema cuando escribió en un poema:

La yugular de Occidente está en las garras de los (sionistas) judíos

Y su pronóstico:

Los judíos usureros (sionistas) esperan desde hace mucho
por quienes el engaño de la destreza del tigre no es rival
Occidente está destinado a caer cual fruta madura
Veamos en qué regazo caerá Occidente

Si eso se refería a la política y la economía, parece que ha visto muy acertadamente el destino del cristianismo también:

Esta civilización prematuramente moribunda, está en agonía
Los (sionistas) judíos serán quizás los síndicos de la Iglesia

La blogosfera se ahoga en la angustia y los lamentos de los estadounidenses preocupados por el estado actual de su país – el saqueo de familias ordinarias por los banqueros sionistas estadounidenses, la falta de techo, la pérdida de empleos y la caída de los salarios, el aumento del desempleo y la pobreza, la drogadicción, la promiscuidad sexual y la pornografía , los suicidios, los tiroteos y asesinatos diarios, la rotura de la estructura política tan típicamente demostrada por el reciente cierre del gobierno, el espionaje y el odio por igual de amigos y enemigos.

Una imagen vergonzosa de Gobierno para un ciudadano de a pie, como si fuese de un país del Tercer Mundo.

En cada una de sus miserias, los norteamericanos rastrean hasta la raíz a los judíos sionistas en Estados Unidos e Israel. Ellos ven a una minúscula población de judíos sionistas estadounidenses determinando, dominando y controlando todos los aspectos de su vida tanto social, moral, política, judicial como económica.

Las estadísticas y argumentos presentados en apoyo son sorprendentemente muy similares a los escuchados y reportados sobre la post guerra de la IGM en Alemania.

Existen algunas razones sólidas para llegar a esta comparación, si se intenta evaluar la escena norteamericana actual a la luz de algunas de las cuentas presentadas por los historiadores de renombre sobre la etapa posterior a la Primera Guerra Mundial en este país europeo.

Por ejemplo, citando a varios historiadores, un mensaje expresa lo siguiente del estudioso británico Sir Arthur Bryant, quien refleja el panorama de una Alemania post IGM arruinada financieramente, cuando la inflación había diezmado el marco germano de 75 por un dólar en 1921, a 4 200 000 000 000 marcos por un dólar en noviembre de 1923:

“Eran los judíos con sus afiliaciones internacionales y su instinto hereditario por las finanzas quienes estaban en mejores condiciones de aprovechar esas oportunidades [caos político y económico posterior a la derrota en la Primera Guerra Mundial]… Lo hicieron con tal efectividad que, incluso en noviembre de 1938, después de cinco años de legislación antisemita y persecución, todavía estaban en posesión, según el corresponsal de The Times en Berlín, de algo así como un tercio de la propiedad real en el Reich.

La mayor parte de ello llegó a sus manos durante la inflación. Pero, para quienes habían perdido todo, esta transferencia desconcertante parecía una monstruosa injusticia.

Después de prolongados sufrimientos, ahora se veían desposeídos de sus últimos bienes. Vieron como pasaban a manos de desconocidos, muchos de los cuales no habían compartido sus sacrificios y a quienes les importaba poco o nada sus normas y tradiciones nacionales…

Los judíos obtuvieron un maravilloso ascenso en la política, los negocios y las profesiones aprendidas, (a pesar de constituir) menos de uno por ciento de la población… Los bancos, incluido el Reichsbank y los grandes bancos privados, eran prácticamente controlados por ellos. Al igual que las editoriales comerciales, el cine, los teatros y una gran parte de la prensa -de hecho, todos los medios normales por los cuales se forma la opinión pública en un país civilizado…

El mayor periódico del país con una circulación diaria de cuatro millones era un monopolio judío… Todos los años, se hacía más y más difícil para un gentil alcanzar o mantenerse en una ocupación privilegiada… Era una discriminación que operaba sin violencia. Se ejercía por una minoría contra la mayoría. No hubo persecución, sólo eliminación…

Era el contraste entre la riqueza disfrutada – y mostrada lujosamente – por extraños de gustos cosmopolitas, y la pobreza y la miseria de los alemanes nativos, que ha hecho que el antisemitismo tan peligroso y feo sea una fuerza en la nueva Europa. Lo mendigos a caballo rara vez son populares, y menos aún aquellos que han sido lanzados de la silla”.

Tras leerlo, ¡me pregunto cómo esta descripción describe cuidadosamente la situación actual de los Estados Unidos!

Con la falsa bandera falsa del 11S, aunque los judíos sionistas estadounidenses e Israel han desviado con gran éxito la furia de EE.UU. contra los musulmanes, últimamente un gran sector de la población ha comenzado a ver a través del juego, cortesía de los esfuerzos concertados de sus propios científicos, arquitectos, ingenieros, periodistas, veteranos y ciudadanos de pensamiento ordinario.

Enfrentándose a los funcionarios estadounidenses y las mentiras del MSM, Repensar el 11S, copatrocinado por una coalición de más de 40 organizaciones, ha puesto en marcha una campaña de vallas publicitarias en todo Estados Unidos y en todo el mundo, en un intento por acercar la realidad del operativo de falsa bandera del 11S hacia una atención mundial y obligar a Washington a poner en marcha nuevas investigaciones imparciales.

Es una ardua tarea contra una comunidad organizada y defendida por 96 organizaciones (para una población de 15 millones en todo el mundo), sin embargo, es una gran manera de avanzar respecto a los hasta ahora aislados intentos. Los musulmanes en general y los árabes en particular, deben apoyar este esfuerzo a favor de la verdad y de su propia defensa.

Como un aparte, aunque los medios de comunicación occidentales poseídos y controlados por los sionistas denuncian al presidente Putin, los rusos deben estarle muy agradecidos por su acción oportuna contra los oligarcas sionistas – los Khorodkovskys, los Berezovksys, los Gusinskys, los Fridmans…

En la primera oportunidad que tuvieron (que fue durante el régimen caótico de Yeltsin), estos “barones del robo” sionistas doblegaron la economía rusa. Si Putin hubiera sido menos duro en su trato con ellos o se hubiera preocupado por la crítica occidental, las consecuencias para Rusia habrían sido catastróficas. ¡Tal vez Putin había oído hablar del mayor general Ulysses S. Grant y leído el texto de su Orden Nº 11 (1862)!

De Alemania a Rusia a los Estados Unidos -una firme conclusión es que los sionistas parecen no sacar ninguna lección de sus acciones y experiencias pasadas.

Esto me lleva a la pregunta: Si la descripción anterior de la era post IGM en Alemania es lo que motivó a los germanos a seguir a Hitler, ¿deberían entonces los sionistas o el mundo en general sorprenderse si para Estados Unidos aparece su propio Hitler?

ybm

Fuente: http://hispantv.com/detail/2013/11/12/248137/sionistas-estadounidenses-incuban-otro-hitler





Friedrich Nietzsche: El Anticristo. Maldición sobre el cristianismo

28 08 2013

Fluch auf das Christentum

El Anticristo. Maldición sobre el cristianismo (Der Antichrist, Fluch auf das Christentum1888) es una de las últimas obras del filósofo alemán Friedrich Nietzsche.

Si se coloca el centro de gravedad de la vida no en la vida, sino en el «más allá» —en la nada—, se le quita a la vida en general el centro de gravedad.

El Anticristo, §431

En la introducción, el filósofo anuncia que se dirige a una minoría capaz de comprender («Este libro está hecho para muy pocos lectores. Puede que no viva aún ninguno de ellos. Esos podrían ser los que comprendan mi Zaratustra: ¿acaso tengo yo derecho a confundirme con aquellos a quienes hoy se presta atención? Lo que a mí me pertenece es el pasado mañana. Algunos hombres nacen póstumos»). La ética de Nietzsche en este último periodo está íntimamente ligada a la voluntad de poder. Cita de El Anticristo:

¿Qué es bueno? Todo aquello que eleva nuestro sentimiento de poder, la voluntad de poder, el poder mismo en el hombre.
¿Qué es malo? Todo aquello que se origina en la debilidad.
¿Qué es la felicidad? El sentimiento de cómo crece el poder, de vencer una resistencia. [...]
Los débiles y los malogrados deben perecer: principio primero de nuestro amor por los hombres. [...]
¿Qué es más dañino que cualquier vicio? El ejercicio de la compasión hacia todos los malogrados y débiles — el cristianismo…

§22

Nietzsche identifica en el cristianismo todo el mal social, por cuya causa el mundo sufre, y el mal moral, que oprime al hombre. San Pablo utilizó a las masas y oprimidos para tomar el poder, y del mismo modo actúan los socialistas en la época en que Nietzsche escribe. A estos, como sobre todo a los anarquistas, el filósofo los considera —peyorativamente— como nuevos cristianos auténticos. El cristianismo ha construido y explotado en beneficio propio una metafísica del «mundo detrás del mundo», que es el origen profundo de movimientos tan alejados temporalmente como el Romanticismo y el Idealismo.

El idealista, como el cura, tiene en su mano (¡y no sólo en la mano!) todos los grandes conceptos: con desprecio bonachón los usa contra el «intelecto», los «sentidos», los «honores», el «buen vivir», la «ciencia»; ve tales cosas por debajo de sí, como fuerzas nocivas y descarriadoras, sobre las cuales se cierne el «espíritu» en su pura mismidad…

§83

Arthur Schopenhauer, al que durante su juventud Nietzsche había escogido como maestro, no sería en el fondo más que un enemigo de la vida, un cristiano (la noluntas, la negación de la vida como praxis del nihilismo). Hegel y Schopenhauer son sólo las dos caras de la misma moneda. Y también el nuevo rumbo de Alemania, dominada por el nacionalismo y la xenofobia, es producto del poder de la masa, de la moral del rebaño inducida por una educación cristiana bimilenaria. Todo esto no son sino diversas manifestaciones de un mismo fenómeno, diferentes síntomas de un mismo malestar o enfermedad que empezaba a resultar asfixiante para el filósofo.

A fin de cuentas, el único verdadero cristiano habría sido Jesucristo, y la religión fundada posteriormente por los padres de la iglesia, irónicamente, nada más que una labor de deconstrucción, de traición y de malinterpretación del sentido originario encarnado por Jesús. El Cristo de Nietzsche, cuya figura real, histórica, intenta establecer leyendo entre líneas en la Escrituras, sería para Nietzsche un caso de degeneración mórbida de los instintos perfectamente repetible en todas las épocas y lugares como «tipo» humano, y de hecho lo compara con el protagonista de El idiota, novela de Fiódor Dostoievski.

El análisis de las Escrituras considera en fin toda una serie de episodios y frases de la Biblia que evidenciarían la voluntad de las castas sacerdotales judías de mantener alejado al hombre del saber, alimentando falsedades y supersticiones, como medio más efectivo para conservar el poder. Una religión como el budismo sería, en comparación, mucho más realista y «sano» que el cristianismo, en la medida en que no pretende enseñar la lucha contra el pecado sino contra algo mucho más real, en última instancia, como es el dolor.

Hacia el final del libro, habla del Código de Manu, uno de los textos sagrados del hinduismo (que Nietzsche había leído hacía muy poco tiempo) como ejemplo de legislación modelo de una civilización aristocrática estructurada en castas. Como colofón, promulga la «Ley contra el cristianismo» («Dada en el día de la salvación, en el día primero del año uno (— el 30 de septiembre de 1888 de la falsa cronología»),4 lista de siete preceptos para liberarse de la influencia degeneradora de la religión cristiana y todas sus manifestaciones.

http://es.wikipedia.org/wiki/El_Anticristo

DESCARGA AUDIO LIBRO GRATIS AQUÍ

 





Thomas S. Monson: Por Dios y la Patria

26 11 2012

Varias de las Autoridades Generales de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en algún momento de su vida han respondido al llamado a servir honorablemente a su país en las Fuerzas Armadas. De la Primera Presidencia actual y del Quórum de los Doce Apóstoles de la Iglesia SUD, 10 han estado en servicio activo o en situación de servicio de reserva. Entre los que han servido están el presidente Thomas S. Monson, a quien los Santos de los Últimos Días (comúnmente conocidos como mormones) aman y veneran como profeta, vidente y revelador.

El presidente Monson sirvió en la Marina de Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial. De esa experiencia, recuerda:

Creo que mi primera experiencia en cuanto a tener el valor de defender mis convicciones fue cuando serví en la Marina de los Estados Unidos casi al final de la Segunda Guerra Mundial.

Pasar por el campamento de entrenamiento de la Marina no fue una experiencia fácil para mí, ni para ninguno que haya pasado por él. Durante las tres primeras semanas estaba convencido de que mi vida corría peligro. La Marina no trataba de entrenarme, trataba de matarme.

El presidente Monson también recuerda algunas de las lecciones importantes de la vida que aprendió durante su servicio en la Armada. Una de esas lecciones fue el valor de andar solo. En un video de Mensaje Mormón apropiadamente titulado ” Atrévete a lo correcto aunque solo estés” relata un incidente que realmente le ayudó a comprender plenamente la importancia de este principio.

De ese incidente el presidente Monson ha dicho:

Desde ese día ha habido ocasiones en las que no había nadie detrás de mí y entonces sí tuve que mantenerme firme yo solo. Qué agradecido estoy de que tomé la decisión hace mucho tiempo de permanecer firme y fiel, siempre preparado y listo para defender mi religión, en caso de que fuese necesario.

Fue ordenado presbítero en la Iglesia SUD una semana antes de partir para el servicio activo. No tardaría en aprender otra lección de vida importante que implicaría el uso de la autoridad del sacerdocio que ahora tenía. Esa lección era estar siempre dispuesto a ayudar a sanar. Él recuerda:

La noche antes de nuestro día franco de Navidad, los cuarteles estaban tranquilos. De repente me di cuenta de que mi amigo en la cama contigua, un miembro de la Iglesia, Leland Merrill, gemía de dolor. Le pregunté: “¿Qué te pasa, Merrill?”

Él respondió: “Estoy enfermo. Estoy muy enfermo”.

Las horas se prolongaron y sus quejidos se hicieron más fuertes. Entonces, en su desesperación, susurró: “Monson, ¿no eres un élder?” Admití que así era, con lo cual él declaró: “Dame una bendición”.

Tenía muy presente el hecho de que nunca había dado una bendición. Mi oración a Dios fue una súplica de ayuda. La respuesta fue: “Mira en la parte inferior de la bolsa marinera.” Por lo tanto, a las 2:00 am vacié la bolsa. Entonces tomé la lámpara de noche, el manual del misionero y leí cómo bendecir a los enfermos. Con cerca de 120 marineros curiosos mirando, le di una bendición. Antes de que pudiera volver a guardar mis cosas, Leland Merrill dormía.

De la experiencia del presidente Monson comentó: “Si estamos en la obra del Señor, tenemos derecho a la ayuda del Señor. Su ayuda ha venido a mí en innumerables ocasiones a lo largo de mi vida”.

Otra importante lección de vida que aprendió durante su servicio en la Marina de Guerra fue la importancia de ser honestos. Habla de un día concreto en que un agente había hecho el anuncio de que todos los que sabían nadar se subieran a un autobús y los llevaron a San Diego por ese día. Los que no sabían nadar debían quedarse por un día completo a clases de natación. Él había aprendido a nadar desde niño y podía hacerlo bastante bien, así que se puso en la cola para ir en el autobús a San Diego. En vez de ir a su destino, fueron llevados a un gimnasio y recibieron la orden de saltar en el fondo profundo de la piscina. Él y la mayoría de sus compañeros hicieron lo que se les ordenó, pero había alrededor de 10 personas que no sabían nadar que eran introducidas al agua y se les dejaba hundirse dos veces antes de ser retirados. El presidente Monson señaló: “¡En verdad, me alegré de no haber probado eso! La experiencia me enseñó el valor de ser honesto y fiel a uno mismo en todo momento”.

Por Keith Brown

Este artículo fue escrito por

Keith L. Brown

http://es.thomasmonson.com/658/thomas-s-monson-por-dios-y-la-patria





Empresario chileno Leonardo Farkas dona 20 millones de pesos a una iglesia evangélica

24 10 2012

11_leonardoFARKAS_santabarbara

Por Nínro Ruíz Peña

Muchas personas llegaron a la iglesia porque deseaban ver a Farkas y a la vez esperaban que le regalara dinero, pero el empresario solo hizo la donación equivalente a 40 mil dólares.

Leonardo Farkas, un famoso empresario chileno, recientemente donó a una iglesia evangélica unos 20 millones de pesos chilenos (aprox. 40 mil dólares). El objetivo de la donación es para financiar la obra social que realiza esta congregación la cual les da desayunos a los menores de edad, de escasos recursos.

Farkas, fue invitado por una Iglesia Metodista Pentecostal, -ubicada en La Villa O´Higgins, una población obrera de la comuna de La Florida en Santiago de Chile-, donde fue homenajeado por la congregación por su valiosa contribución a los infantes.

Muchas personas llegaron a la iglesia porque deseaban ver a Farkas y a la vez esperaban que le regalara dinero, pero el empresario solo hizo la donación, sin embargo dijo: “Hay tanto lugares pobres aquí pero con un poquito de plata de puede hacer mucho”.

Leonardo Julio Farkas Klein, es un magnate, filántropo, empresario de la minería del hierro y músico chileno descendiente húngaro y judío. Él tiene una filosofía muy diferente a la de los empresarios chilenos porque según él: “Yo pude haber nacido pobre, sin una pierna o me podría haber ido mal, pero si Dios me dio todo esto, tengo que disfrutarlo. Dios nos da la plata y Él nos pide cuentas por cómo usarla y yo la uso con los pobres”.

http://www.noticiacristiana.com/ministerios/asistencia-comunidad/2012/10/empresario-chileno-dona-20-millones-de-pesos-a-una-iglesia-evangelica.html





Ahmadinejad dice a la ONU que el regreso del Mesías esta cercano

6 10 2012

78124-733-550

Con las delegaciones de EE.UU y de Israel ausentes debido a los constantes ataques verbales del líder iraní en sus siete intervenciones anteriores, el presidente Mahmoud Ahmadinejad se dirigió a la Asamblea General con un discurso apocalíptico en el que declaró su confianza en que la mesa ya está preparada  para un “nuevo orden mundial”.

Conocido internacionalmente como la teología de los “Twelvers” (Decimosegundos), los musulmanes radicales chiítas como Ahmadinejad creen que el nuevo orden vendrá con el regreso de su Mesías, el Mahdi – un niño imán que supuestamente se recluyó en el fondo de un pozo hace más de 1.000 años atrás…

En efecto, después de una larga diatriba en la que culpó a la civilización occidental por los “problemas más importantes del mundo”, Ahmadinejad concluyó su discurso con una amplia descripción religiosa de su creencia de que “el Mahdi pronto abrirá al mundo a una nueva era de paz y prosperidad.”

Dios nos ha prometido un hombre de bondad”, dijo, según la transcripción oficial, “un hombre que ama a la gente y ama la justicia absoluta, un hombre que es un ser humano perfecto y que llama Imam al-Mahdi, un hombre que vendrá en compañía de Jesús Cristo y de los justos. “

Ahmadinejad dijo que “utilizando el potencial inherente de todos los hombres y mujeres dignos de todas las naciones” el Mahdi “conducirá a la humanidad hacia el logro de sus ideales gloriosos y eternos.”

“La llegada del salvador final marcará un nuevo comienzo, un renacimiento y una resurrección”, dijo el líder iraní.

“Va a ser el comienzo de la paz, la seguridad duraderas y de la auténtica vida. Su llegada será el fin de la opresión, la inmoralidad, la pobreza, la discriminación y el principio de la justicia, el amor y la empatía.”

La visión utópica Ahmadinejad pintada a los delegados de la Asamblea General de la ONU que se quedaron en la sala es parte del adoctrinamiento común para los estudiantes acerca  del Mahdi.

Lo que Ahmadinejad omitió explicar es  los Twelvers chiítas creen:

El resto de la historia que omitió fue que un apocalipsis mundial es necesario para que Mahdi regrese. Este apocalipsis implica aniquilar a todos los no-creyentes, esto incluye a   los ateos, cristianos, judíos  y  a los musulmanes sunitas.

Muchos de los que han examinado las creencias de Ahmadinejad temen que Irán este construyendo armas nucleares para la destrucción de Israel como el evento clave apocalíptico que acelerará el retorno del Mahdi.

Ahmadinejad parece indicar, en las lineas finales de su discurso, que el regreso del Mahdi está cercano, empleando la metáfora de la “primavera”, que también se ha utilizado para describir las recientes revoluciones en todo el Oriente Medio.

Dijo que el Mahdi va a “bendecir a la humanidad con una primavera que pondrá fin a nuestro invierno de ignorancia, pobreza y guerra con una temporada de primavera.”

“Ya podemos sentir el dulce y conmovedor aroma de la brisa de la primavera, una primavera que acaba de empezar y que no pertenece a una determinada raza, etnia, nación o de una región, una primavera que pronto llegará a todos los territorios en Asia , Europa, África y EE.UU.

Fuera de la sala de la Asamblea General de la ONU, en numerosas conferencias de prensa y entrevistas durante su visita a Nueva York, Ahmadinejad fue explícito acerca de su desprecio por Israel y su insistencia en que “serán eliminados”.

Erin Pelton, portavoz de la Misión de EE.UU. ante la ONU, dijo que en el último par de días, “hemos visto al señor Ahmadinejad, una vez más usar su viaje a la ONU no para referirse a las legítimas aspiraciones del pueblo iraní, sino para hablar de teorías paranoicas y repulsivas calumnias en contra de Israel “.

Ahmadinejad ignoró el desafío del presidente Obama ante la ONU el día anterior a Irán de no desarrollar armas nucleares.

En su lugar, anotó un circuito de victoria alrededor de la ONU en su octava y última presentación, dando a entender que había cumplido “su misión” de poner en marcha los acontecimientos que provocarán el retorno del mesías islámico.

Bajo el liderazgo de Ahmadinejad, Irán ha construido un programa de armamento nuclear, en desafío de las numerosas resoluciones de la ONU y las incontables tentativas de sanciones económicas y diplomáticas, dejando a Israel y los EE.UU. con su última opción y menos deseable, la intervención de las instalaciones nucleares.

Redacción: Alternativos.cl – Noticias para Pensar

http://www.alternativos.cl/2012/09/27/ahmadinejad-dice-a-la-o-n-u-que-el-regreso-del-mesias-musulman-esta-cercano/

PRESIDENTE DE IRAN ANUNCIA LA LLEGADA DEL ANTICRISTO; NO SE REFIERE A JESUCRISTO  ¡¡ CUIDADO !!

Video publicado  por PROFESIASANTESDEL FIN

El Imam Mahdi: ¿Qué es un Imam?

¿Qué es un Imam? De acuerdo con las creencias islámicas, un Imam es un líder o gobernante ungido. Especialmente entre las creencias de los chiitas, cuando la palabra es escrita en mayúsculas, un Imam es considerado (aunque no es requisito), como un líder de oración o clérigo. Los sunitas creen que un Imam puede ser un profeta también. Los chiitas creen que no todos los profetas pueden ser Imam, pero que un Imam puede ser un profeta también. Se cree que un Imam es un ungido de Alá y es un ejemplo perfecto de dirigente de la humanidad en todo sentido.

La interpretación de los chiitas es que sólo Alá puede ordenar un Imam y que ningún hombre tiene el poder de hacerlo. El doceavo Imam es llamado también el Imam Oculto y el Mahdi (el guiado).

El Iman Mahdi: ¿Quién es el Imam Mahdi?

Dentro de los chiitas, (los cuales predominan en Irán), se profetiza que vendrá un doceavo Imam el cual es el gran salvador espiritual. Este Imam es llamado Abu al-Qasim Mohamed, o también se le llama Mohamed al Mahdi. Se dice que nació del onceavo Imam, Hasan Al-Askari y de su esposa, la nieta de un emperador. Existen opiniones encontradas acerca de si ella se llamaba Fátima o Nargis Khatoon.

La mayoría de los relatos de la historia dicen que al Mahdi se ocultó de niño, cerca de los cinco años (alrededor del siglo XIII). Se dice que ha estado “ocultándose” en cuevas desde entonces, pero que regresará sobrenaturalmente justo antes del Día del Juicio. De acuerdo con el Hadith el protocolo para el Imam Oculto es:

  • Será un descendiente de Mohamed y el hijo de Fátima
  • Tendrá una frente ancha y nariz puntiaguda
  • Regresará justo antes del fin del mundo
  • Su aparición será precedida por un número de eventos proféticos durante tres años de horrendo caos mundial, tiranía y opresión
  • Escapará de Medina a la Meca, miles le jurarán lealtad
  • Gobernará sobre los árabes y el mundo por siete años
  • Erradicará toda tiranía y opresión trayendo armonía y paz total
  • Dirigirá una oración en la Meca durante la cual Jesús estará a su lado y se le unirá

Extraordinariamente, la teoría del Imam Mahdi juega un papel importante dentro de las actuales preocupaciones mundiales con Irán. El Presidente musulmán chiita de Irán, Ahmadinejad, está profundamente comprometido con el mesías islámico, al Mahdi. A través de los años ha habido muchos que han proclamado ser el Imam Oculto, pero Ahmadinejad cree que todavía está por venir.

El afirma ser el que personalmente debe preparar al mundo para la venida del Mahdi. Para poder salvar al mundo, éste debe estar en un estado de caos y subyugación. Ahmadinejad afirma que él fue “encomendado por Alá a allanar el camino para la aparición gloriosa del Mahdi.” Esta encomienda apocalíptica incluye declaraciones espeluznantes.

El Imam Mahdi: ¿Porque es esto especialmente importante ahora?

Mientras que los cristianos esperan la segunda venida de Jesús, los judíos esperan el Mesías y los musulmanes esperan el doceavo Imam. Sin embargo, de los tres, el Mahdi designado por Alá es el único que demanda un camino violento para conquistar el mundo. El señor Ahmadinejad, y su gabinete, dicen que ellos han “firmado un contrato” con al-Mahdi en el cual se consagran a trabajar para él. ¿Qué envuelve este trabajo? A la luz de las preocupaciones sobre las capacidades nucleares de Irán, se informa que Mahmoud Ahmadinejad ha dicho que Israel debe ser borrado del mapa. En septiembre del 2005 habló ante las Naciones Unidas.

Durante ese discurso, afirma haber estado en un aura de luz, y haber sentido un cambio en la atmósfera en el cual ninguno de los presentes podía parpadear. Se dice que el Primer Ministro de Irán también ha hablado en términos apocalípticos, y parece disfrutar el conflicto con el Oeste a quien llama el Gran Satanás. Todo esto ocurre mientras proclama que debe preparar al mundo para la venida del Mahdi por medio de un mundo totalmente bajo el control de los musulmanes. Él está trabajando duro para provocar los horrores alrededor del mundo que deben tener lugar para que su al-Mahdi traiga la paz.

Esta idea y meta, junto con un odio violento a los infieles, a América y a Israel, nos recuerdan profecías bíblicas del venidero anticristo y el juramento de fidelidad de millones a un mesías falso y engañador quien afirma traer paz. ¿Podrá este doceavo Imam Mahdi y su siervo Ahmadinejad encender la chispa de los últimos días para la venida del verdadero Salvador?

http://www.allaboutpopularissues.org/spanish/el-imam-mahdi.htm








Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.691 seguidores

%d personas les gusta esto: