Pastillas para ser inteligentes: el debate

22 11 2011

Nootrópicos, drogas inteligentes, estimulantes de la memoria, potenciadores cognictivos. Sea como sea que se les denomine, lo que ofrecen es elevar nuestras funciones mentales.

La mayoría quiere alcanzar su potencial real. Quizás nos tomemos una taza de café para mantenernos despiertos y alertas, o salgamos a trotar para sentirnos más vigorosos. Así que la idea de tomarse una pastilla que nos haga más listos podría considerarse lo mismo.

Los potenciadores cognictivos ya se prescriben para tratar trastornos médicos, pero también tienen el poder de mejorar la memoria o la capacidad de concentrarse de las personas sanas.

Mucha gente las compra en internet, lo que es arriesgado, pues no saben qué están tomando realmente.

Además, aún no se sabe casi nada sobre los efectos a largo plazo que estas drogas puedan tener en el cerebro de una persona saludable, particularmente en los jóvenes.

Sin embargo, algunos científicos piensan que podrían llegar a jugar un papel beneficioso en la sociedad, si se regularan apropiadamente.

Laurie Pycoft cursa su segundo año de estudios en la Universidad de Oxford, donde estudia ciencias psicológicas, con interés en la neurofarmacología.

“He tomado modafinil algunas veces, particularmente porque aumenta la capacidad de mantenerse en vigilia y porque me permite permanecer concentrado durante largos períodos de tiempo. No la tomo muy a menudo, pero si quiero quedarme despierto durante 20 ó 30 horas, trabajando en un ensayo, es muy útil”, dice.

Entre tanto, en la Universidad de Cambridge, Barbara Sahakian trabaja en la unidad de ciencias del cerebro y la mente.

“Nosotros hemos hecho estudios que muestran que pueden ayudar a personas sanas pero son pruebas cortas. Tomarlas a largo plazo (como lo ha hecho Pycoft y otros estudiantes) puede ser peligroso. No se sabe pues no se han hecho pruebas y además, los cerebros en las personas jóvenes todavía se están desarrollando”, comenta.

Con su equipo, Sahakian se ocupa de pacientes que sufren de trastornos como la enfermedad de Alzheirmer y Parkinson, en los que la cognición es severamente afectada.

Pero Sahakian no es de las que piensan que los nootrópicos deben restringirse al uso terapéutico. Opina que podrían jugar un papel más amplio en la sociedad.

Sus más recientes estudios mostraron que cirujanos que no habían podido dormir lo suficiente operaban mejor si tomaban modafinil.

“Creo que los subestimamos. Un estudio de la Academia de Ciencias Médicas de 2008 mostró que incluso con una pequeña mejora del 10% en una prueba de memoria se consigue un puntaje más alto en un examen académico y eso es una gran mejora”, dice la experta en neuropsicología clínica.

Pero eso puede traer problemas. Ya hay preocupación de que, si las cosas continúan como van, se podría terminar con una sociedad que avanza a dos velocidades.

Graham Lawton, editor de la prestigiosa publicación New Scientist, señala que “hay gente que no sólo está dispuesta a tomar estas pastillas sino que pueden comprarlas. Son un grupo selecto de pioneros. Eso trae a la mesa una serie de cuestionamientos sociales y éticos, que van más allá de las preocupaciones por la salud”.

Lawton se refiere a las ventajas que tendrían quienes tienen acceso a esas sustancias. “Tenemos que empezar a pensar si debería permitírselas que tomaran esas drogas si van a presentar exámenes, por ejemplo… ¿no es lo mismo que el dopaje en el deporte?”.

“Como sociedad, podríamos quizás avanzar si todos tuviéramos alguna forma de potenciar la inteligencia libre de riesgos”, opina Sahakian.En un sondeo de la revista Nature surgió un dato interesante. A la pregunta ‘¿se le debe dar estas drogas a los niños si son seguras?’, la mayoría de la gente respondió ‘no’. A la pregunta ‘¿Se las daría a sus hijos si otros en su curso las estuvieran tomando?’, la mayoría contestó ‘sí'”.

Otro de los senderos que se están explorando es el de los potenciadores morales, con científicos preguntándose si manipular hormonas podría ayudarnos a ser más amables, más considerados.

Pero ante la idea, hay quienes, como Brian Appleyard, autor de “Por qué las soluciones simples no funcionan en un mundo complejo”, se declaran confundidos.

“Sólo tenemos una vara para medir la conciencia humana, y estamos usando la palabra ‘potenciar’, asi que el resultado sería algo sobrehumano. ¿Cómo sería la conciencia humana mejorada? ¿Osama bin Laden o la madre Teresa?”.

Los reguladores necesitarán estudios a largo plazo en personas sanas para poder evaluar los riesgos y beneficios antes de considerar otorgar licencias.

Las compañías farmacéuticas no están realmente ávidas de hacer tales pruebas, pero Sahakian está llamando a que se hagan, antes de que alguien se haga daño.

La atracción de una píldora que nos haga más inteligentes no se esfumará.

Quizás a muchos por ahora no les atraiga mucho la idea, pues  se trata de una sustancia que hace una diferencia de apenas un poco por ciento. Pero, si encontraran una pastilla que nos volviera 50% o 100% más inteligentes, ¿seguirían diciéndo que no?

http://www.latercera.com/noticia/tendencias/2011/11/659-406383-9-bbc-pastillas-para-ser-inteligentes-el-debate.shtml


Acciones

Information

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.959 seguidores

%d personas les gusta esto: